Publicamos ejemplos, ejemplos y más ejemplos de las tácticas o acciones de comunicación corporativa que en el día a día buscan incidir en los públicos... ¿Cuáles son? ¿En qué se fundamentan? ¿Cómo se usan? ¿Para qué sirven? ¿Qué buscan? ...y, a veces, publicamos algo de estrategias de comunicación.

Cargando...

Comunicación Empresarial


LA COMUNICACIÓN Y EL PLAN ESTRATÉGICO DE LA EMPRESA

Al elaborar un plan estratégico, las organizaciones establecen una misión y una visión; luego, ellas guiarán la definición de los objetivos y las estrategias. Cuando se realiza el trabajo para precisar la misión se investiga tanto a los peticionarios internos como a los externos. Ellos son agentes que, ubicados tanto dentro como fuera de la empresa, tienen el poder de limitar las intenciones de la organización.

Estos agentes realizan “peticiones” a la empresa para que ella no realice actividades que vayan en contra de sus intereses o los intereses que debe defender. Así, a una empresa dedicada a la minería, las comunidades le piden que se dé empleo a sus integrantes; los ecologistas piden que no contaminen las fuentes de agua; el Estado pide que le paguen los impuestos y que cumplan las regulaciones; los clientes piden que respete el medio ambiente; organismos no gubernamentales piden respeto por los derechos de los trabajadores, descartar el trabajo infantil, jornadas de trabajo adecuadas; los proveedores piden que se les pague según los plazos pactados.

Desde el interior, los obreros y empleados piden el trato y el salario adecuados; los gerentes piden participación en las utilidades; y los accionistas piden la máxima rentabilidad. Si la empresa, queriendo o sin querer, va en contra de los intereses de estos grupos, se enfrentará a ellos.

Para la comunicación, estos agentes son los stakeholders o públicos de la organización. Así, habrá públicos al interior y al exterior de la empresa, y ello define los dos grandes campos de acción para la comunicación estratégica en las organizaciones.

La comunicación trabajará en influir en las percepciones de los públicos para lograr las condiciones que permitan, en la medida de lo posible, que la empresa pueda cumplir con su misión y lograr su visión.

Obviamente, si una empresa no cubre las expectativas de los públicos, la comunicación no hará magia para que estos se sientan satisfechos con la actuación de la organización. Hacer comunicación no es hacer una operación de maquillaje, eso es lo más peligroso en lo que se pudiera emplear la comunicación.

Walter Ibarra Carpio
Licenciado en Comunicación
Máster en Comunicación Corporativa